top of page
Buscar
  • Foto del escritorSisu Nue

El mundo de los sueños - I Parte

Actualizado: 14 mar 2021

Abro los ojos, estoy confundida, no conozco el lugar en el que me encuentro. Observo los alrededores y no entiendo muy bien lo que pasa, estaba durmiendo en mi cama, eso es lo último que recuerdo, entonces esto ¿es un sueño? No se siente como si estuviera despierta. No, definitivamente no estoy despierta, pero es un sueño bastante real. Miro hacia arriba, el cielo está completamente despejado, se pueden ver millones de estrellas desde aquí, es muy hermoso. Hace frio y está muy oscuro, casi no puedo ver nada, mis ojos aún no se acostumbran, pero puedo escuchar el mar y veo algunas luces a lo lejos en una pequeña montaña que se ve al final de la playa.

Estoy acostada en un amplio sofá que se encuentra en medio de la playa, es bastante cómodo y suave, también ayuda a mantener mi cuerpo caliente. Es bajo, solo tengo que colocar mis manos a un lado y ya soy capaz de tocar la arena. Es blanda, más suave que la arena normal, se siente bien y no se pega a mis manos.

Mis ojos se han comenzado a habituar a la oscuridad y ya puedo distinguir un poco mejor las cosas. El mar está muy cerca, aunque las olas no llegan hasta donde estoy. No veo que haya más personas aquí, está completamente vacío, también hay muchos árboles detrás de mí.

Aparte de las olas reventando en la orilla, no se escucha nada más. Todo aquí es muy relajante, es un paisaje espléndido, siento que no necesito despertar nunca más, con permanecer en este mágico lugar sería suficiente... De pronto, una voz interrumpe mis pensamientos:

- Disculpa, estás en mi asiento.

De un salto me vuelvo hacia la voz que llegó sin hacer ni un sonido.

- ¡Ah! Me asustaste.

- Lo siento. – riéndose

¿Lo hizo a propósito? ¿De dónde salió? ¿Se está riendo de mí? Estoy a punto de molestarme con él, pero me doy cuenta; no puedo despegar la vista de su cara. Siento algo extraño dentro de mí, nunca lo había visto antes pero no se siente del todo así. Su sonrisa es realmente hermosa, por la oscuridad no puedo ver bien y no puedo distinguir el color de sus ojos, pero sus facciones y la forma en que su cabello cae tapando un poco sus párpados es realmente hermoso y no puedo dejar de mirar. También esta rara sensación familiar, por alguna razón me hace sentir en calma, como si su compañía fuera algo natural.

- ¿Eh? ¿Pasa algo?

- Ah no, perdona, yo estaba… no… bueno… ¡tienes algo en el cabello!, de este lado. – tímida

- ¡Oh! Gracias por decirme. ¿Podrías ayudarme a quitarlo?

Él se acerca, se sienta a mi lado y agacha su cabeza para que yo lo pueda alcanzar. ¡Ah, huele tan bien! Pero… ¿Por qué me puse nerviosa?, me tomó por sorpresa, pero es ridículo sentirme así, por más que se sienta tan real, sigue siendo un sueño ¿no es así?

Acerco mi mano para quitar el inexistente “algo”, su cabello es muy suave, quiero acariciarlo y antes de ser consiente, mis dedos están completamente metidos en su cabeza y lo estoy acariciando mientras que incluso mis ojos se han cerrado. En un segundo solo me deje llevar por el momento, pero ¿estará bien que haga eso?, me detengo y abro los ojos de golpe, asustada. Para mi sorpresa, él ha levantado su cabeza, ahora tiene su cara a centímetros de la mía, sus ojos están muy abiertos y miran directamente a los míos, ya no sonríe, él se ve sorprendido y ahora su expresión es seria. No puedo descifrar lo que está pensando.

Está muy cerca, puedo ver mejor su cara, sus pestañas son largas y sus ojos almendrados, aunque todavía no puedo distinguir el color. Su mirada es profunda, siento que puede ver a través de mí, ver sus ojos tan de cerca hace que sienta algo de nostalgia, aunque no logro entender por qué. Este sentimiento llega como una punzada en el pecho y esto me devuelve al momento y me hace ver que ¡de verdad está muy cerca!

Me levanto dando un salto afuera del sofá y mis pies se hunden en la arena, lo miro sorprendida, ¿acaso iba a besarme? Pero… ¡Ah soy una tonta, es un sueño de todos modos!

- ¿Te asusté de nuevo? Lo siento.

- ¡No! Es solo que…

- No te preocupes, solo tenías algo en el cabello – divertido

- ¿Qué? Digo… claro si, perdona. Bueno, ahí esta tu asiento, ya lo he dejado libre para ti.

Él se levanta pausadamente mientras sonríe, toma mi mano y la suelta lentamente mientras que comienza a caminar hacia el lugar por donde apareció antes.

- Puedes usarlo cuando quieras, ahora es tu asiento también, podemos compartirlo.

- ¿A dónde vas?

- Debo irme ahora, fue bueno verte. Nos veremos luego, tal vez…

- ¿Tal vez? ¡Espera!

El desaparece entre los árboles y todo se empieza a ver borroso, las imágenes y las sensaciones se comienzan a desvanecer y una fuerza me hala fuera del lugar, no quiero irme, realmente no quiero dejar esta playa. Hay un sonido a lo lejos, ya no escucho el mar solo este sonido persistente que puedo escuchar cada vez más cerca. Abro los ojos y estoy en mi cama, mi despertador es lo que suena, ya es de día y es hora de levantarme. Aún tengo en mis manos la sensación de tocar su cabello suave y su agradable olor. ¿Que habrá sido ese sueño? Fue tan real, no puedo creer que no lo haya besado…

Siento una punzada en mi cabeza, es extraño, por lo general no sufro de jaquecas o migraña y tampoco bebi nada anoche. En fin, solo me tomaré algún calmante, no creo que sea nada grave…




6 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page